Matrimonio/Parejas de hecho desde la perspectiva económica de impuestos y prestaciones de la seguridad social

Por Rosario González Celaya, Abogada y socia de Fiadeira Legal, S.L.P.
Miembro de la AEDAF (Asociación española de asesores fiscales)

En las siguientes líneas haré un recordatorio sobre las ventajas del matrimonio o, en su caso,de estar inscrito como pareja de hecho, desde el punto de vista de los impuestos de la renta y de sucesiones y de poder obtener una pensión de la Seguridad Social.

 

Matrimonio/Parejas de Hecho desde la perspectiva económica de impuestos y prestaciones de la seguridad social

 

IRPF

¿Cuándo interesa una Declaración de la Renta conjunta?

En general, en el IRPF, cuando ambos miembros de la pareja tienen ingresos, suele resultar menos gravosa la tributación individual, pero si se da el caso de que uno no percibe ingresos (o estos son muy bajos), la cuota de la declaración de la renta, en tributación conjunta, suele ser más favorable.

El problema es que para ello hay que ser un matrimonio, no pueden hacerla ni las parejas de hecho ni los que tengan hijos en común sin estar casados.

Por tanto,en principio, la modalidad CONJUNTA será interesante cuando uno de los cónyuges no trabaja.

Evidentemente hay argumentos a favor y en contra de esta opción.

El objetivo es pagar menos impuestos, por lo que antes de confirmar el borrador recomendamos contactar con un asesor fiscal que les calcule la renta en individual y conjunta con el programa de la Agencia Tributaria.

Según la ley de Renta de las personas físicas  (art.82 y 83) en las parejas de hecho sólo uno de sus miembros ( padre o madre ) puede formar unidad familiar con los hijos que reúnan los requisitos que a continuación señalo y, en consecuencia optar por la tributación conjunta.

El otro miembro de la pareja debe declarar de forma individual.

Es decir, aunque las parejas de hecho no puedan optar por la tributación conjunta, cuando existan hijos, es posible que uno de los integrantes de la pareja pueda tributar conjuntamente con los hijos.

Así según el art.82 LIRPF existen DOS modalidades de unidad familiar:

1ª modalidad.- En caso de matrimonio :

La integrada por los cónyuges no separados legalmente y, si los hay:

  • Los hijos menores de 18 años (aunque hasta los 25 años, si no percibe rentas, da derecho a deducción por descendientes en los padres /2.400 €).
  • Los hijos mayores de edad incapacitados judicialmente.

2ª modalidad.- En defecto de matrimonio o en los casos de separación legal :

La formada por el padre o la madre y la totalidad de los hijos que convivan con uno u otra y sean igualmente o menores de 18 años o mayores de edad incapacitado judicialmente .

Normas comunes a las dos modalidades de unidad familiar :

  • Cualquier otra agrupación familiar, distinta de las anteriores, no constituye unidad familiar a efectos del IRPF.
  • Nadie podrá formar parte de dos unidades familiares al mismo tiempo.
  • La determinación de los miembros de la unidad familiar se hará atendiendo a la situación a 31 de diciembre de cada año.

Por tanto, si un hijo cumpliera 18 años durante el año, ya no formará parte de la unidad familiar, aunque, como ya dije, hasta los 25 años (si no percibe rentas o si percibe rentas superiores a 1.800 € que no presente declaración) sigue dando derecho a la deducción por descendientes si convive .

IMPUESTO SOBRE SUCESIONES

  • En Galicia, desde el año 2006 las parejas de hecho inscritas en el Registro de la Comunidad Autónoma, están equiparadas al matrimonio .

En efecto, según la Disposición adicional Tercera de la Ley 2/2006, de 14 de Junio, de Derecho Civil de Galicia:

1. A los efectos de la aplicación de la presente ley, se equiparan al matrimonio las relaciones maritales mantenidas con intención o vocación de permanencia, con lo que se extienden a los miembros de la pareja los derechos y las obligaciones que la presente ley reconoce a los cónyuges.

2. Tendrán la condición de parejas de hecho las uniones de dos personas mayores de edad, capaces, que convivan con la intención o vocación de permanencia en una relación de afectividad análoga a la conyugal y que la inscriban en el Registro de Parejas de Hecho de Galicia, expresando su voluntad de equiparar sus efectos a los del matrimonio .

3. Los miembros de la unión de hecho podrán establecer válidamente en escritura pública los pactos que estimen convenientes para regir sus relaciones económicas durante la convivencia y para liquidarlas tras su extinción, siempre que no sean contrarios a las leyes, limitativos de la igualdad de derechos que corresponden a cada conviviente o gravemente perjudiciales para cada uno de los mismos.

Serán nulos los pactos que contravengan la anterior prohibición.”

Recientemente se ha dado el caso, concretamente en Vigo, de que una pareja que estaba inscrita en el Registro MUNICIPAL, tuvo tal cantidad de problemas para conseguir de la Seguridad Social, la pensión de viudedad el miembro supérstite, que hubo que llegar al Tribunal Supremo del cual es la Sentencia de la Sala de lo Social nº 393/2017, de fecha 4/5/2017 (Recurso nº 3850/2015) en la que la cuestión controvertida se centra en determinar, en relación con el derecho a una pensión de viudedad, derivada de accidente de trabajo, si para acreditar la existencia de una pareja de hecho basta con la inscripción en el registro de parejas de hecho municipal (Vigo) o es necesaria la inscripción en el registro de parejas de hecho autonómico, cuando se trata de comunidades autónomas que tienen derecho civil propio, como la de Galicia.

A criterio del Tribunal Constitucional “las diferencias en función del criterio de residencia en una u otra Comunidad Autónoma no gozan de justificación “

y por tanto el otro alto Tribunal, el Supremo, concluye diciendo que :

La existencia de pareja de hecho se acreditará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja.”

Lo que comporta, en el supuesto de hecho que se somete a la consideración del Tribunal Supremo, “la fuerza probatoria de la inscripción en el registro de parejas de hecho de Vigo” y obliga a desestimar el Recurso de Casación para Unificación de Doctrina interpuesto por la representación legal de MUTUA UNIVERSAL MUGENAT, Mutua de Accidentes de Trabajo y enfermedades Profesionales de la Seguridad Social nº 10.

  • La Ley 9/2008, de 28 de julio, gallega de medidas tributarias en relación con el impuesto sobre sucesiones y donaciones, equiparó al matrimonio las uniones estables de parejas, para que pudieran acceder a los importantes beneficios fiscales contemplados en la normativa para los cónyuges y que esta norma amplía.

Y es que con anterioridad ocurría que los miembros de la pareja si no estaban casados, eran considerados EXTRAÑOS en los grupos que establece la ley del impuesto sobre sucesiones y donaciones, lo cual suponía que al pertenecer al grupo IV en vez de al grupo II, la tarifa se disparaba de forma exponencial hasta poder llegar a ser confiscatoria.

Así, el artículo 25 dentro del apartado: Normas comunes a las adquisiciones por causa de muerte y entre vivos -Tratamiento fiscal de las uniones estables de pareja-, dice:

A los efectos de la aplicación de la presente ley, se equiparan al matrimonio las uniones de dos personas mayores de edad, capaces, que convivan con la intención o vocación de permanencia en una relación de afectividad análoga a la conyugal y que la inscriban en el Registro de Parejas de Hecho de Galicia, expresando su voluntad de equiparar sus efectos a los del matrimonio.”

QUIEN PUEDE COBRAR PENSIÓN DE VIUDEDAD teniendo en cuenta la normativa de la SEGURIDAD SOCIAL.

Para terminar, me remito a la propia página web de la Seguridad Social, que de forma detallada y casuística va acotando quienes tienen derecho o no a lucrar la pensión de viudedad, pero igualmente impera la EXIGENCIA DE INSCRIPCIÓN EN REGISTRO DE PAREJAS DE HECHO, por lo que la recomendación práctica para evitar problemas de acreditación y prueba, es precisamente que se lleve a cabo la inscripción.

Y lo que dice la Seguridad Social es lo siguiente:

Además de los requisitos generales (afiliación, alta y cotización) exigidos al causante en cada situación, para acceder a la pensión de viudedad, los beneficiarios deben acreditar
otros requisitos específicos en determinadas circunstancias
.

  • El cónyuge superviviente, en el supuesto de fallecimiento derivado de enfermedad común anterior al matrimonio, deberá acreditar uno de los siguientes requisitos: 

    • Que existan hijos comunes.

    • Que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación al fallecimiento.

    • No se exigirá dicha duración del vínculo matrimonial, cuando en la fecha de celebración del mismo se acreditara un periodo de convivencia con el causante como pareja de hecho que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los dos años.

Cuando el cónyuge no acredite uno de estos requisitos, podrá acceder a una prestación temporal de viudedad, siempre que reúna el resto de los requisitos exigidos. 

  • Los separados judicialmente o divorciados, siempre que en este último caso no hubieran contraído nuevo matrimonio o constituido una pareja de hecho, cuando sean acreedores de la pensión compensatoria a la que se refiere el art. 97 del Código Civil y ésta quedara extinguida por el fallecimiento del causante.

A partir de 01-01-2010, en el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última.

En todo caso, tendrán derecho a pensión de viudedad, aún no siendo acreedoras de la pensión compensatoria, las mujeres que pudieran acreditar que eran víctimas de la violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho (aplicable a fallecimientos producidos a partir de 01-01-08).

La persona divorciada o separada judicialmente que hubiera sido deudora de la pensión compensatoria no tendrá derecho a pensión de viudedad.

A partir de 1-1-2013, también tendrán derecho a la pensión las personas divorciadas o separadas judicialmente antes del 1-1-2008, que no fueran acreedoras de la pensión compensatoria, aunque no reúnan los demás requisitos exigidos en la disposición transitoria 18ª (que entre la fecha del divorcio o separación y el fallecimiento de causante no hayan transcurrido más de 10 años; que el matrimonio haya durado al menos 10 años, que tuvieran hijos comunes) siempre que:

  • Tengan 65 o más años,

  • No tengan derecho a otra pensión pública y la duración del matrimonio con el causante de la pensión no haya sido inferior a 15 años.

  • El superviviente cuyo matrimonio hubiera sido declarado nulo, al que se le haya reconocido el derecho a la indemnización prevista en el art.   98 del Código Civil, siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o constituido una pareja de hecho debidamente acreditada.

  • El sobreviviente de la pareja de hecho, siempre que acredite: 

    • Que el fallecimiento es posterior a 01-01-08.

    • La inscripción de la pareja de hecho en alguno de los registros específicos existentes en las Comunidades Autónomas (CCAA) o Ayuntamientos del lugar de residencia, o la formalización de documento público en el que conste la constitución de dicha pareja, en ambos casos, con una antelación mínima de 2 años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante.

    • Convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante, con una duración ininterrumpida no inferior a 5 años.

    • Que, durante el período de convivencia, ningún componente de la pareja estaba impedido para contraer matrimonio ni tenía vínculo matrimonial con otra persona.

    • Que sus ingresos:

      • Durante el año natural anterior al fallecimiento, no alcanzaron el 50% de la suma de los propios más los del causante habidos en el mismo período, o el 25%  en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad.

      • O alternativamente que son inferiores a 1,5 veces el importe del SMI  vigente en el momento del fallecimiento, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante como durante su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente.

Se consideran como ingresos los rendimientos de trabajo y de capital así como los de carácter patrimonial, en los términos en que son computados para el reconocimiento de los complementos para mínimos de pensiones.

Related Post

0 Comments